home
velocidad absurda
ficción inmobiliaria 2
claudia claremi
archivo
-- claudia claremi
-- desengaño
-- mírame mirón
-- todas las manos
-- salitre 22
-- valor estimado
-- altas
 


Pretendo que mi trabajo discurra entre lo colectivo y lo personal, creando discursos que funcionen de forma simbólica dentro de un contexto social más amplio.
Parte de mi investigación está en el valor no material de lo material, por lo que algunos de mis proyectos se basan en la entrega de regalos y el estudio de las posibilidades de este gesto.
En otros, utilizo estructuras consolidadas en el sistema de mercado o la Administración pública para crear experiencias íntimas.

Me interesa trabajar en dos campos, primero, en el de la propia realidad, interviniéndola y asumiendo todo lo que puede desencadenar, y segundo, en la narración de los hechos, haciendo un trabajo de edición y presentación de la información a través de imágenes, texto, video o voz.

www.claremi.net


1
En tu práctica hay una constante por visivilizar lo íntimo, lo personal, los espacios de producción de subjetividad. ¿Cambia el abordaje cuando la materia prima es tu propia vida frente a proyectos en los que partes de elementos de la vida de otras personas?

En los casos en los que el material lo componen las historias de otros (Mírame Mirón, Salitre 22, Altas), trabajo a partir de materia desconocida e imprevisible, por lo que mantener en el anonimato a los protagonistas -testimoniantes o participantes- favorece trabajar en un terreno de mayor libertad. Por otro lado, pienso que el anonimato también cumple una función cuando los proyectos están expuestos y es que, al despersonalizar las historias, al espectador se le permite/abre un mayor espacio para la imaginación y la empatía.

Tanto en los proyectos que parten de mis circunstancias personales (Todas las manos, Desengaño), en los que el material de trabajo parte de mis propias historias de vida (Valor estimado), como en los que provoco un suceso (Hurto Propio, For Antigone), me interesa trabajar en dos campos: primero, el de la propia realidad; y segundo, la narración de los hechos, haciendo un trabajo de edición de la información a través de imágenes, texto, vídeo o voz.


2
En Mírame Mirón consigues convertir al receptor de la obra en un voyeur que contempla a otro voyeur. En los juicios que los espectadores hacen sobre la práctica de este "mirón" se revelan los límites culturales de una sociedad con respecto a lo íntimo y lo público. En tu práctica artística ¿cuáles son los límites (si los hay) entre lo público y lo íntimo?

Creo que no hay límites. Convivimos con ambos todos los días y de igual forma sucede en mis proyectos, que están literalmente vinculados a lo real. Pretendo que mi trabajo discurra entre lo colectivo y lo personal, creando discursos que funcionen de forma simbólica dentro de un contexto social más amplio. De haber un límite, sería el que no haya uno sin el otro, y que en ningún caso esta dualidad se vuelva sensacionalista.


3
Otros proyectos como Invaluable Economy o Valor Estimado enfrentan el valor económico a otros intangibles o invisibilizados como el emocional. ¿Cual es tu posición frente al mercado del arte?

Desde mi lugar de completa outsider del circuito comercial, me parece totalmente legítimo que los artistas vendan sus obras y que puedan vivir de sus ventas, pero en mi opinión el mercado del arte global es una sublimación del espacio financiero y un terreno opaco de especulación, acumulación de capital y evasión fiscal. Por otro lado, al ser un espacio de legitimación de obras y artistas, la función de producción de conocimiento de las instituciones culturales se ve influenciada por el mercado, que es evidentemente contrario al ejercicio creativo libre y crítico.

 


4
Fé de vida
, Todas las manos o Altas recolocan la dimensión humana dentro de un cosmos burocrático. En estos proyectos la reciprocidad y la confianza aparecen como un elemento fundamental. ¿Cual crees que podría ser el papel del arte en una economía afectiva que situase la sostenibilidad de la vida en el centro de la sociedad?

Creo que el arte nos sirve para relacionarnos y comprendernos, y parte de lo que nos mantiene juntos es el horizonte simbólico en el que se desarrolla la cultura. El arte es un punto de partida, un registro de experiencia y una herramienta de pensamiento que protege la heterogeneidad en una sociedad. Cuando una persona tiene una experiencia estética, su percepción de las cosas cambia. Sin arte disminuye la capacidad crítica de una sociedad y, por lo tanto, el arte es un agente de sostenibilidad casi imperceptible pero esencial.